¿De nuevo volando bajo?

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

rebecca_arenas

Rebecca Arenas

18 de julio de 2013

 

No terminábamos de salir de la recesión de 2008-2009, cuando nuestra economía entró de nuevo en una montaña rusa de volatilidad y lento crecimiento, de impredecible intensidad y duración.

No haber aprendido a tiempo la leccion de innovar y empezar a caminar por nuestra cuenta, nos amenaza con enfrentarnos de nuevo a una severa crisis, en un contexto internacional que lejos de mejorar, empeora al posponer soluciones.

Nuestro socio principal, Estados Unidos, ha seguido sin tomar medidas de promoción efectivas para el crecimiento de su economia, debido a sus divisiones políticas internas.

Las economías europeas por su parte, están en desaceleración, y nadie sabe cuando caerán, porque ninguno de esos países está en condiciones de tomar acciones anti cíclicas. Sus masivos desequilibrios fiscales los tiene demasiado debilitados para emprender esa ruta.

Sobre estos acontecimientos, , recomendó tiempo atrás Joseph Stiglitz -premio Nobel de economía, y activo vocero de los países emergentes -que la austeridad en las políticas de los países desarrollados va en contra-corriente con lo que deberían estar haciendo, incrementando con ello el riesgo de que esas políticas generen una recesión más intensa y se conviertan en depresión.

El problema segun Stiglitz, es la teoría económica dominante que sostiene que “no es necesario que los Estado intervengan en la economía, ya que los mercados son de sobra eficientes, y la baja inflación, suficiente para garantizar el crecimiento”.

Stiglitz afirma que los bancos centrales no deben tener como único objetivo de política económica la baja inflación y la estabilidad financiera, sino también el crecimiento y el empleo deben formar parte de sus objetivos.

Hoy por hoy, Europa sufre por las limitaciones que establece el Banco Central Europeo y porque las fallas de la macroeconomía vigente –entiéndase, el neoliberalismo– los ha llevado a esos esquemas de pensamiento.

Para revertir esta tendencia, sostiene El premio nobel de economia, hay que generar empleo, lo que se puede lograr con mayor gasto en la economía, particularmente en inversión productiva. De ahi que haya llamado a fortalecer los mercados internos de los países, para amortiguar los golpes que pudieran venir del exterior.

En el momento actual, ni siquiera los países BRIC (Brasil, Rusia, India y China), se siguen presentando como centros generadores de crecimiento en el mundo, al haber dominados por los resultados económicos de los países desarrollados,

En el caso de Mexico, como el balance de riesgos de la actividad económica internacional se ha deteriorado de manera significativa, nuestra actividad productiva perdió dinamismo y las perspectivas de crecimiento continuan a la baja, en buena medida, en respuesta a la desaceleración de la economía de Estados Unidos y de los países de Europa Occidental.

Por su parte, China e India siguen buscando su acomodo entre los países de mayor relevancia económica en el mundo y pronto podrán constituir una fuerza dominante que orienten la actividad económica mundial hacia el crecimiento. Mientras tanto, Mexico debe decidir activar su mercado interno con políticas propias y utilizar instrumentos que en el pasado le han servido bien para promover el desarrollo interno.
El presidente Peña Nieto ha apuntado hacia el camino de una Reforma Hacendaria Integral, que eleve la capacidad del gobierno para promover la inversión y con ello activar la economía.

Para ello el marco político requiere que los partidos, y en particular las cámaras legislativas dejen la ruta esteril de la diatriba y la confrontacion, y aprueben leyes que nos permitan tomar las políticas correctas, que busquen como primer paso el crecimiento.

No tenemos alternativa.

 

Share and Enjoy

Comments

Email
Print