El Pacto por México y los políticos

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

rebecca_arenas

Rebecca Arenas

29 de mayo de 2013

 

El Pacto por México que en su nombre lleva la razón de ser, no ha logrado aún, formar parte de la conciencia de la clase política. La mayor parte lo percibe como un acuerdo que favorece al PRI, y no como lo que es: un mecanismo para construir acuerdos que permitan atender las necesidades más ingentes de los mexicanos.

Prueba de lo anterior es la abierta confrontación al interior del PAN, entre senadores anes al ex presidente Calderón y la dirigencia de su partido, marginada por el gobierno calderonista.

La estridente remoción de Ernesto Cordero como coordinador de la bancada panista en el Senado, y la repentina denuncia del presidente nacional del PAN Gustavo Madero, sobre supuestas irregularidades de gobiernos priistas en la utilización de recursos públicos con nes electorales, tal vez para mostrarse distante al PRI frente a sus correligionarios, lo que realmente evidencia es que los entuertos al interior del blanquiazul pesan mas que su compromiso con el Pacto por México, que es un compromiso con los mexicanos.

Con menos estridencia, lo mismo ocurre en el PRD. Ahí las tribus alineadas a López Obrador, consideran poco menos que traidor al dirigente nacional del Sol Azteca Jesús Zambrano, por haber rmado el Pacto por México, a pesar de las continuas presiones, muy justicadas del sonorense, para que se blinden los recursos públicos y no puedan ser utilizados con nes electorales.

Entre los priístas las cosas no lucen mejor.

La sombra del ominoso autoritarismo tricolor que algunos priistas de viejo cuño no logran superar, poco ayudan a los esfuerzos del presidente Peña Nieto para sacar a nuestro país del estancamiento de los últimos años.

La esperanza que ha generado en la ciudadanía el Pacto por México, sobre todo a partir de que se empezó a ver que sí se tomaban decisiones, que sí se respetaban los acuerdos, y que sí se aprobaban leyes que se habían venido postergando por largo tiempo, podría irse por la borda, ante la miopía de los políticos que no quieren ver mas allá de sus intereses fácticos, poniendo en serio peligro la reconstrucción del tejido social del país, que solo será posible al través de las reformas estructurales que tienen que aprobarse con urgencia.

Un tema polémico es la reforma petrolera, una asignatura pendiente por décadas, que tendría que ampliarse a toda la actividad energética, porque es fundamental reglamentar todo cuanto ocurra en esta materia.

Pero ha sido un tema tabú por décadas que constituye un caldo de cultivo a favor de quienes apuestan por la desestabilización social del país, arengando a los mexicanos a defender “lo nuestro” que en realidad se ha convertido en propiedad de los lideres sindicales petroleros Otro tema tabú es la reforma nanciera, una asignatura pendiente sobre la cual todos los especialistas responsables coinciden en señalar que tienen que pagar mas quienes más tienen, mientras que los demagogos vividores de la política, insisten en espantar a “Juan pueblo, con el petate del muerto” hablando del iva en alimentos y medicinas.

La realidad es que si no hay cambios, si la base gravable no se fortalece de manera sustantiva, si los que mas tienen no pagan lo que tienen que pagar, los pobres seguirán sumidos en la pobreza, e incluso en la miseria, y sus hijos estarán condenados a seguir repitiendo ese circulo perverso, sin oportunidades y sin expectativas. Si esto lo saben los caudillos de la izquierda ¿Porque lo sacan de contexto? Si esto lo sabe la derecha ¿Por qué lo calla? ¿Para favorecer a sus asociados, a sus pares? como ahora vemos que hizo, la joven promesa panista Cesar Nava? Lo que es un hecho, es el hartazgo de la gente de “a pie” frente a la política y los políticos, y la falta de respeto que signican las alianzas “agua y aceite” entre partidos opuestos, para obtener el poder por el poder mismo. ¿Hasta cuando la ciudadanía seguirá siendo tolerante frente a las mentiras y arbitrariedades de la clase política? ¿Hasta cuando los políticos van a entender el verdadero sentido del Pacto por México? De no producirse cambios de fondo, las consecuencias las pagaremos todos.

Share and Enjoy

Comments

Email
Print