“La Inocencia de los musulmanes” ¿motivo o pretexto?

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

rebecca_arenas

Rebecca Arenas

19 de septiembre de 2012

 

La más reciente andanada de violencia en el mundo islámico en contra de los Estados Unidos continúa en ascenso y amenaza con extenderse. La causa esgrimida es la película “Innocence of Muslims” (La Inocencia de los Musulmanes) referida a la vida de Mahoma, en donde se denosta la imagen del profeta con temas como la homosexualidad y la pedofilia, y se presenta a los seguidores del Islam como inmorales y gratuitamente violentos. Lo sorprendente del caso, es que el polémico film no se haya exhibido en los Estados Unidos en donde se realizó, ni en ningún otro país, sino justamente en los países musulmanes a los que critica y ofende. Dato que nos lleva a suponer que se trata de una provocación deliberada.

En todo caso, a raíz de su exhibición en el mundo islámico, las reacciones de violencia antinorteamericana se han producido en cadena. El hecho de mayor impacto, hasta ahora, ha sido el incendio a la Embajada de Estados Unidos en Libia, con un saldo de cuatro diplomáticos muertos, entre ellos el jefe de la sede diplomática, el embajador Christopher Stevens. La violencia se ha producido en Yemen, Egipto, Irán, Irak, Kuwait, Gaza, Líbano, Pakistán y Turquía, con cruentos enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes frente a las Embajadas norteamericanas en esos países.

A pesar de que el Gobierno de Estados Unidos se apresuró a rechazar cualquier vinculación con el filme que ha desatado las protestas reprobando su mensaje y contenido, el brote de furia en el mundo musulmán parece incontenible.

Para atizar más el fuego islamita, Hassan Nasrallah el líder del grupo terrorista libanés Hezbollah, de origen chiíta, recién ha arengado a sus seguidores a protestar contra el film, argumentando que Estados Unidos debe ser responsabilizado por el enfrentamiento entre musulmanes y cristianos. Un “prietito más en el arroz” para el presidente Barack Obama que busca actualmente su reelección.

A decir de algunos estudiosos del tema, el polémico film es una mera excusa para justificar la escalada de violencia antinorteamericana, que en realidad obedece a intereses de poder regionales y a factores más profundos y diversos, como la doble moral del Gobierno de Washington en su trato hacia los diversos fundamentalismos.

En contraste con las voces de condena formuladas por la Casa Blanca en contra del integrismo islámico, ese mismo Gobierno se ha caracterizado por su benevolencia hacia el judaísmo ultraortodoxo, que mantiene una amplia influencia en el diseño y aplicación de la política belicista de Israel, la cual representa una amenaza para la paz en Medio Oriente y en el mundo.

Otro factor, es la proliferación de organizaciones fundamentalistas islámicas como las que podrían estar detrás del ataque a la Embajada estadunidense en Bengasi, Libia, consecuencia del colapso de alternativas laicas como las que representaron el partido panarabista Baaz y los regímenes surgidos de los procesos de liberación nacional de los años 60 y 70 del siglo pasado; colapso que se explica tanto por la acción de movimientos locales de descontento, como por la intromisión diplomática y militar de Estados Unidos.

Un tercer elemento, es la persistencia de una política exterior agresiva, injerencista, belicista y depredadora de Washington, que se acentuó durante los Gobiernos del propio George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 y derivado de esos hechos, con el pretexto de hacer justicia a las víctimas, Bush embarcó a su país en una cruzada contra el oriente islámico, que tuvo como saldo la devastación de dos Naciones: Irak y Afganistán, multiplicándose la inseguridad y las violaciones a los derechos humanos en el mundo.

La Casa Blanca está haciendo todo para proteger a sus diplomáticos, pero el riesgo de que la violencia siga y se intensifique es muy alto. La película “Innocence of Muslims” pareciera ser un mero pretexto para justificar la creciente escalada de repudio y violencia antiyanqui. El verdadero meollo del problema podría estar en los muchos intereses en conflicto en esa zona petrolera del planeta. Al tiempo.

Share and Enjoy

Comments

Email
Print