¿Nueva policía federal en México?

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

rebecca_arenas

Rebecca Arenas

10 de abril de 2013

 

  El pasado viernes 5 de abril, las huestes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG ) tomaron por tercera ocasión en dos semanas, la autopista federal del Sol, bloqueando ambos accesos, a la altura del municipio de Chilpancingo, en el punto conocido como Parador del Sol.

Desde las 15 horas del viernes, cientos de automovilistas y sus familias quedaron atrapados sin la menor consideración. La CETEG bloqueó ambos accesos de la autopista, buscando con ello presionar a las autoridades para “echar abajo” la reforma educativa recién aprobada, que establece que los maestros que no aprueben la evaluación obligatoria, quedaran fuera de los beneficios de una responsabilidad que no cumplen.

Imposibilitados de dirigirse a su destino, familias enteras con niños y ancianos, quedaron a expensas del grupo de rijosos que armados con palos, piedras y bombas molotov, volvían a victimizar a la ciudadanía en la mayor impunidad.

En esta vez sin embargo, la autoridad sí hizo acto de presencia, a cargo de la policía federal, que previamente había establecido un operativo de desalojo pacifico, sin armas, solo protección con equipo para replegar, como escudos de plástico protectores, cascos y uniforme azul.

A las cinco de la tarde hizo su aparición en la zona la Policía Federal, con un destacamento de dos mil elementos. Comandantes de la PF solicitaron en más de cuatro ocasiones el desalojo pacífico del kilómetro 278 de la Autopista del Sol e incluso la presencia de un dirigente para poder negociar. Cerca de las 17:30 horas, arribaron al lugar unos mil elementos de la Policía para replegar a los más de dos mil maestros que mantenían bloqueada la autopista.

No obstante,  tras diversas negativas del grupo magisterial, las autoridades procedieron a desalojar de manera no violenta a los manifestantes.

Cabe señalar que antes de proceder al desalojo, se intentó dialogar con los docentes, invitándolos a salir pacíficamente de la vía federal. El comandante a cargo de la negociación, incluso les ofreció opciones, como que liberaran al menos un carril para que circularan los automovilistas atrapados. Pero los rijosos se mantuvieron en su posición de mantener el bloqueo, poniendo al frente a niños que iban con ellos, buscando desalentar a la policía, o en su defecto cobrar victimas para su causa.

Afortunadamente nada de esto ocurrió, ya que antes de las 19 horas y tras un operativo limpio, firme pero sin violencia que duró escasos minutos, los manifestantes fueron replegados dejando libre la autopista federal, con un saldo de quince policías y dos reporteros heridos, ninguno de gravedad y cuatro maestros detenidos. Al respecto, el titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Manuel Mondragón y Kalb señaló que la Policía Federal liberó la circulación de la autopista del sol con respeto a los derechos humanos y con uso adecuado de la fuerza.

Para la ciudadanía, este hecho sin precedente, que nos presenta a una policía federal, en una primera instancia, promotora del dialogo y la civilidad, pero efectiva y sin excesos ante la cerrazón de quienes violan la ley anteponiendo sus causas a los derechos humanos de los demás, constituye una experiencia nueva y esperanzadora, que nos hace ver con ojos positivos a la Policía Federal.

Share and Enjoy

Comments

Email
Print