Seguridad fronteriza, premisa de la reforma migratoria

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

rebecca_arenas

Rebecca Arenas

27 de marzo de 2013

 

Un día después que el presidente Barack Obama delineara sus ideas sobre lo que debe abarcar una urgente reforma del sistema de inmigración de EU., los líderes comunitarios y organizaciones que luchan por los derechos de los inmigrantes, expresaron no solo su satisfacción por haberse dado el primer paso, sino también su confianza en que finalmente se aprobará una reforma inmigratoria amplia para este verano.

Lograr esta reforma, a juicio de las organizaciones comunitarias y activistas de ese país, será una tarea de todos, y por ello están convocando a una “mega marcha” para el 10 de abril a Washington DC, para mostrar al gobierno y a los miembros del Congreso que la comunidad inmigrante representa una gran fuerza.

??Pero ¿en qué consiste la reforma migrante de Obama? ¿Y en qué difiere de las otras dos reformas que se están preparando en sus dos cámaras legislativas?

El pasado 28 de enero, un grupo bipartidista del Senado Norteamericano entregó los principios de un plan de reforma migratoria basado en cuatro ejes: Seguridad Fronteriza; Camino a la ciudadanía; Verificación de empleo, e Inmigración legal.

Antes de la apertura del segundo rubro, el camino a la ciudadanía, señalan, primero debe certificarse la seguridad en la frontera, y los indocumentados deberán cumplir con una serie de requisitos, entre los que destacan: Llevar tiempo en el país, carecer de antecedentes penales, pagar impuestos, hablar inglés y haber pagado las multas a las que se hayan hecho acreedores.

Quienes cumplan con éstos requisitos, deberán someterse a una verificación biométrica de antecedentes penales, y quienes pasen los controles de seguridad y sean autorizados a legalizar sus permanencias, entrarán en un estado de no inmigrate que podría tardar hasta 10 años.

Al término del plazo de no inmigrante, los candidatos a legalizar su estancia en los Estados Unidos, podrán iniciar el proceso de pedir la residencia permanente o green card (tarjeta verde), que en algunos casos demora hasta 23 años; y una vez que el inmigrate reciba la residencia, deberá esperar cinco años para poder iniciar el trámite de ciudadanía o naturalización.

El grupo bipartidista del Senado Norteamericano asegura que durante todo el proceso el indocumentado que “califique” tendrá un permiso de trabajo y recibirá una autorización para salir y reingresar al país.

La propuesta del Presidente Obama es similar a la del Senado, pero con diferencias claves en cuanto al Camino a la ciudadanía para los indocumentados: Pide certificar de inmediato la seguridad en la frontera y abrir el camino a la ciudadanía sin contratiempos.

Los requisitos para los indocumentados, la Administración Obama los equipara con los del Senado, aunque elimina el paso de la categoría de no inmigrate y propone que los indocumentados pidan de una vez la residencia, proceso que no deberá -asegura- demorar más de ocho años.

Una vez recibida la green card, el residente legal permanente deberá esperar cinco años de residencia continua antes de pedir la ciudadanía estadounidense.

Los analistas señalan que la propuesta de Obama causó molestias en el Senado y que la Casa Blanca se vio obligada a aquietar la controversia señalando que sólo se trabaja en un bosquejo y que el mandatario respalda el esfuerzo bipartidista que lleva a cabo el Senado.

A los planes del Senado y del presidente Obama se suma el de la Cámara de Representantes, que está siendo redactado con poca publicidad por una instancia, igualmente que en el Senado, bipartidista. Aquí parece que la mayoría republicana, tras su derrota presidencial que atribuye al voto a favor de los migrantes, han suavizado su visión rígida sobre este tema y han empezado a reconocer las ventajas de una reforma migratoria que apoye la economía y respete el estado de derecho. “La política de perseguir a los indocumentados -reconocen algunos lideres republicanos- no funciona, porque este país sin inmigración no funciona”.

Dado que las tres iniciativas sobre tema migratorio que se están “cocinando” en el país vecino demandan como premisa la seguridad fronteriza, habrá que ver que proponen los norteamericanos a México en la reunión bilateral sobre seguridad e impartición de justicia a realizarse en Washington DC el próximo 11 de abril. Sin duda algo fuerte.

Share and Enjoy

Comments

Email
Print