Sobre el futuro del IFE

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
Rebecca Arenas 
El Sol de México
13 de noviembre de 2013
sesion plenaria Consejo General IFE
  El proceso de elección de los cinco consejeros electorales faltantes para completar el Consejo General del IFE -entre ellos quien fungirá como Presidente de dicho órgano- se produce en un clima de franco desacuerdo entre las fuerzas políticas, algunas a favor de fortalecer al Instituto Federal Electoral IFE, que buena falta le hace, mientras que otras fracciones apoyan la creación del Instituto Nacional Electoral, un órgano de jurisdicción nacional responsable de coordinar las elecciones locales y federales del país.De aprobarse la segunda propuesta, lo cual se ve poco probable por los poderosos intereses locales que afectaría, el IFE dejaría de existir al igual que los institutos y los tribunales electorales de los Estados, para dar paso a un supra organismo  con enormes responsabilidades, y una capacidad muchas veces superior al actual IFE, que coordine  y supervise las elecciones municipales, estatales y, claro esta, las federales, ante la animadversión de los gobernadores ya que dicho órgano les quitaría poder y control político en las entidades que gobiernan. 

En ese entorno de complejidad y de negociaciones al más alto nivel, sorprende la visita a San Lázaro en días pasados, de los cuatro Consejeros electorales en funciones, para pedir un importante aumento en el presupuesto para el  IFE en 2014. En efecto, María Marvan, Marco Antonio Baños, Lorenzo Córdova, y Benito Nacif parecieran no haberse dado cuenta de que la cobija es una y no se puede estirar más hacia un lado sin destapar al otro. Un ejemplo, la reciente resignación del presupuesto federal, que tuvo que formular de última hora el propio Secretario de Hacienda a fin de poder atender la emergencia nacional resultante de los huracanes que dejaron a millones de familias afectadas en la mayoría de las entidades del país.

sesion plenaria Consejo General IFEA pesar de la privilegiada situación del IFE ( el sistema electoral mexicano es por mucho, el más caro del mundo) los consejeros electorales, han ido a pedir a los diputados más recursos para el IFE en 2014. Si los consejeros están viendo la procesión y no se solidarizan, a muchos nos surgen dudas, sobre lo que en realidad podría estar pasando, tras bambalinas, cuando se habla de un aumento de recursos al IFE, cuando aún no se termina de desechar la creación del Instituto Nacional Electoral.

Habrá quienes argumenten que los consejeros están haciendo su tarea, y eso nadie se los puede reclamar, pero la pregunta es ¿A quien conviene que el IFE ponga en la mesa de discusión un aumento de presupuesto que no se justifica en estos momentos? ya que si en efecto, el proceso electoral inicia formalmente en octubre de 2014, los gastos de ese último trimestre no ameritan el incremento sustantivo que los consejeros están pidiendo para 

el IFE, que por lo demás, no asumen como un incremento, sino como un ajuste a la inflación estimada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ¿Habrase visto? 

Para no pocos, detrás de este aumento de recursos que piden los consejeros, está la mano que mece la cuna de los partidos políticos que, más allá de que se deseche o no la propuesta del INE, así se resarcirían de las pérdidas por pagos de sanciones por irregularidades u omisiones cometidas, entre otras lindezas.

Al IFE original, de profunda esencia ciudadana, que logró su autonomía hace apenas tres lustros y generó enormes expectativas en los mexicanos, los partidos políticos encargaron sistemáticamente de acotarlo, debilitarlo, desprestigiarlo, y últimamente manipularlo. De ahí que resulté pueril el debate que pretende equiparar al IFE con federalismo y opacidad, y al INE con centralismo y transparencia. Lo que ha debilitado al IFE es la intromisión de los partidos políticos, que hoy deciden quienes a su antojo quienes integran su órgano máximo, el Consejo General.

El IFE debe ciudadanizarse, volver a su origen. Solo así recobrará la confianza de la gente, incorporando a la gente, acercándose a ella, y atendiendo los intereses de la sociedad, no de los partidos. Ese es el único camino hacia su fortalecimiento y consolidación, y entre más se tarde la clase política en asimilar esto, mayor será el costo para todos.

rayarenas@gmail.com

@RebeccArenas

Share and Enjoy

Comments

Email
Print